Amor

FUNDACIÓN AYUDANDO A VIVIR

      Ayudando a Vivir es una fundación dedicada a velar por la comodidad y bienestar de muchos ancianos, este trabajo es realizado todos los días de 2:30 a 5:30pm, compartiendo con estas personas un rato ameno que relaja esos años tan pesados a los que llamamos vejez, junto con el grupo de colaboradores que trabajan en la fundación todas las tardes se comparte una merienda que alimenta el cuerpo, mientras que con la palabra del Señor, un rato de oración y hasta algunos juegos se alimenta el Espíritu; el día jueves de  cada semana se brinda en horas del medio día el almuerzo a todas las personas que se acercan a la fundación. Eventualmente se realiza la conocida fiesta de los ancianos, donde se llegan a reunir hasta doscientos (200) ancianos para disfrutar de un homenaje hecho especialmente para ellos, donde comparten comida, música y bailes de los que ellos llaman de “sus tiempos”.

      El apoyo, la mano amiga y el consejo en los momentos mas necesitados también están disponibles en esta fundación, de la mano de nuestro Padre José Laureano Ballesteros, todas las personas que requieren de una palabra de aliento la obtienen, pero no es solo el Padre Ballesteros quien ofrece esta ayuda, también se cuenta con la colaboración de algunos expertos siempre que se les necesita.

OBRAS SOCIALES

      Es una costumbre para la Parroquia Universitaria Y la comunidad UNET en general, recolectar juguetes y mercados en las bien conocidas misas de aguinaldo que se celebran en Diciembre de cada año, con el fin de regalarlos a quienes mas los necesitan. 

      En esta oportunidad el barrio 8 de Diciembre fue el seleccionado para esta maravillosa labor de regalar una sonrisa a esos niños que quizás muchas veces soñaron con tener un juguete nuevo en navidad.

     Después de recoger información sobre la población existente en la comunidad, dos rutas de la Universidad Nacional Experimental del Táchira transportaron a casi 155 niños provenientes de 43 familias habitantes de esta sociedad; la aventura se inicio con un recorrido por el parque Maltin Polar, donde se pudo compartir en las atracciones del parque con juegos y meriendas que pintaron una hermosa sonrisa en todos esos niños que estuvieron presentes, pasado el medio día frente a la Catedral de San Cristóbal se le entrego un juguete a todos y cada uno de esos niños junto con un mercado para cada una de sus familias.