Culto

GRUPO DE ORACIÓN

      La renovación carismática católica ha promovido en la iglesia y en el mundo el fuego del Espíritu Santo, mediante la alabanza al Señor en comunidades dinámicas, en las que el Espíritu Santo tenga libertad de derramar toda la gama de sus carismas para bien de la Iglesia y del mundo. La Renovación carismática no se entiende sin el surgimiento de comunidades eclesiales vivas y renovadas, creadoras de Espíritu con una misión esencialmente evangelizadora que quiere llevar el testimonio de Jesús hasta el último rincón de la tierra; debe ser como un fuego que lo abrasa todo, no para consumirlo sino para transformarlo, inyectándole vida nueva, donde La Palabra de Dios en la Sagrada Escritura es el faro de luz resplandeciente que ilumina la mente y enardece el corazón de la comunidad cristiana.

 

NAVIDAD

      Navidad, es la celebración anual en la que se conmemora el nacimiento de  nuestro Señor Jesucristo en Belén según los evangelios de San Mateo y San Lucas convirtiéndose después de la Pascua de Resurrección en la fiesta más importante del año eclesiástico cristiano. 

      La Navidad, tal como la conocemos hoy, es una creación del siglo XIX, años más tarde la Iglesia añadió en la edad media  los villancicos a sus costumbres, en esta época, los banquetes eran el punto culminante de las celebraciones. 

      Actualmente, la Navidad es una fiesta más profana que religiosa. Es tiempo de gran actividad comercial e intercambio de regalos, reuniones y comidas familiares. En los países de América Latina, de arraigada tradición católica, se celebra especialmente la Nochebuena (24 de diciembre) con una cena familiar para la que se elaboran una diversidad de platos, postres y bebidas tradicionales. También se acostumbra asistir a la Misa del gallo en iglesias y catedrales, celebrando con cohetes y fuegos artificiales.

 

SEMANA SANTA

      Semana Santa, en el año litúrgico cristiano es la semana previa a la Pascua que comienza con el Domingo de Ramos. Se celebran ritos solemnes para conmemorar la pasión, muerte y Resurrección de Jesucristo. Celebraciones especiales recuerdan la institución de la eucaristía en el Jueves Santo; lecturas de las Sagradas Escrituras, oraciones solemnes, y la veneración de la cruz recuerdan la crucifixión de Cristo el Viernes Santo. El Sábado Santo se conmemora el entierro de Cristo; los oficios de vigilia de medianoche inauguran la celebración de la Pascua de Resurrección. Tanto los cristianos católicos romanos como los ortodoxos llaman a la Semana Santa 'Semana Grande' porque en ella conmemoran las grandes acciones y sacrificios de Dios para redimir a la humanidad.                          

      Domingo de Ramos, en el cristianismo, es el domingo antes de Pascua, así llamado por la costumbre de bendecir las palmas y ramos de olivo y de otros árboles. Portando esas palmas y ramos se organiza una procesión, en recuerdo de la entrada triunfal de Cristo en Jerusalén. La costumbre nació en el siglo IV, y dura hasta nuestros días.

      Jueves Santo, el jueves previo al domingo de Pascua, es celebrado por los cristianos en conmemoración de la Ultima Cena de Cristo. En la Iglesia católica y en muchas iglesias protestantes, la eucaristía se celebra en una liturgia vespertina que incluye la sagrada comunión. La ceremonia de lavar los pies, se realiza durante la liturgia católica: el celebrante lava los pies de doce personas para conmemorar el lavado de pies de los discípulos de Cristo.

    Viernes Santo, viernes anterior a la Pascua de Resurrección, celebrado por los cristianos como la conmemoración de la muerte de Jesucristo. Desde los comienzos de la Iglesia católica, este día se dedicaba a la penitencia, el ayuno y la oración.

      La liturgia del Viernes Santo se compone de cuatro partes diferenciadas: lecturas bíblicas y oraciones solemnes, incluyendo la lectura de la Pasión según san Juan, la adoración de la cruz, la comunión de los fieles y las devociones populares. El Viernes Santo era el día de la preparación de la Pascua, cuando Jesucristo murió en la cruz. Sin embargo, en 1955 el papa Pío XII decretó cambiar su denominación por “Viernes de la Pasión y Muerte del Señor”. El Viernes Santo, viernes de la Semana Santa, es fiesta oficial en muchos países cristianos.